Categorías
Coach Ale Rivera Sororidad

Sororidad

Life Coach Ale Rivera

www.SomosMerakiMx.com

Se genera el término “sororidad” como solidaridad femenina, gracias al movimiento feminista a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Es un movimiento de todas las mujeres en sus distintas ocupaciones y en todos los niveles.

Un pacto social entre mujeres que tiene como objetivo el empoderamiento del género femenino.

Como mujeres, de alguna forma u otra, hemos experimentado opresión.

Cuantas veces escuchamos…

  • Una mujer es la peor enemiga de otra mujer.
  • Las mujeres son las peores machistas.
  • Mujeres juntas ni difuntas.
  • Anda en sus días.
  • Diste motivos.
  • Consiguió un ascenso ¿Por qué será?
  • Le hace falta un hombre…

Estamos de acuerdo, muy feas frases…

Sororidad es el valor de la alianza entre mujeres.

Sororidad entre mujeres que propician la confianza y el apoyo mutuo para impulsar cambios positivos en la desigualdad de nuestra sociedad. Es reconocer que juntas logramos más que separadas.

El formar alianzas, a través de las diferencias de cada mujer, tales como el nivel socioeconómico, nacionalidad, culturas, modas, el manifestar no estar de acuerdo con las reglas hechas que no incluyen a nuestro género, o pasar a ser un nivel de inferioridad, donde lo que ocurre a las mujeres no tiene la misma importancia si fuera un hombre en el mismo caso.

Se convierte en normalidad ese trato a las mujeres, en la mayoría de los casos con fuerte cognotación sexual, como el acoso en el transporte público, en las calles, cuando vemos que un hombre golpea a las mujeres, el acoso de mandos superiores y se tome como un juego o algo a la ligera y decir “de que se quejan”, si es ya algo “normal”. 

También sucede que cuando una mujer felizmente se embaraza, y es trabajadora, ya no resulta tan feliz, pues puede perder su empleo, probablemente así suceda, o cuando vas a solicitar algún puesto vacante, lo determine si eres casada y si piensas tener hijos, sin tomar en cuenta la brecha salarial que existe.

GENERAR CAMBIOS

A través de las mujeres que entendemos que ayudar a una mujer, aunque no tengamos beneficios directos, nos ayuda a todas, es decir, a través de contactarte con esas mujeres que te ayudarán a crecer, y que a veces ni siquiera te conocen, y es aquí donde aplica la máxima de la unión hace la fuerza, porque la razón cuando eso sucede, es que cada mujer tiene su propia historia de experiencias discriminatorias por su género y decide que ya no más, en el entendido que no competimos entre nosotras, no somos rivales, somos compañeras,  nos unimos para desarrollarnos y crecer, empoderarnos.

Se requiere tener una mentalidad transformadora, un compromiso social sin limites de estereotipos, revoluciona de dentro hacia afuera tomando conciencia de lo que somos como mujeres, de lo que merecemos. Convertirnos en una auténtica red de apoyo.

Sigamos estas sencillas Reglas de juego:

  • Haz comentarios constructivos
  • Haz cumplidos sinceros
  • Respetemos y no juzguemos las decisiones de otras
  • No justifiquemos el acoso ni la violencia
  • Cuidémonos entre todas
  • Promueve el amor propio
  • Apoya los proyectos de otras mujeres
  • No normalices los comentarios denigrantes

Entre mujeres se puede lograr:

  • Liderazgo
  • Desarrollo personal
  • Ser visibles
  • Trabajo colaborativo
  • Prácticas en igualdad de género
  • Inclusión de hombres en proyectos de trabajo
  • Propósitos de crecimiento

Y si es posible, pues, a lo largo de mi vida, he coincidido con bellas mujeres que han enriquecido la mía.

Mi primera relación en sororidad fue la de mi mamá Delia Guadalupe al decidir tenerme y cuidarse para lograr darme vida a través de ella.  Alimentarme, verme crecer, educarme, atenderme y acompañarme en los primeros años de mi vida.

Otra mujer especial de mi infancia, mi abuelita materna Elenita, mi abue, la única abuelita que conocí y que era toda bondad y amor hacia sus nietos.

Dentro de las relaciones familiares, sin duda, y en las diferentes etapas de mi vida se encuentran mis hermanas 4 Lupe, Paty, Maru y Caro.  Aprendimos a convivir e identificarnos, apoyarnos, a veces enojarnos, sin olvidar que nos une la sangre.

Así mismo mis primas con quienes compartimos el crecer en la vida.

Después se suman las mujeres de mi familia política con quienes tengo una relación basada en el respeto mutuo y apoyo, Maru e Irene.

Sin dejar fuera a mis sobrinas, muchas, muchas, y reconozco que he aprendido mucho más de ellas que ellas de mí.

Las mujeres que me acompañaron durante mi vida laboral y que tanto aprendí de ellas, todas maestras del sistema educativo y maestras de vida Profra. Leito, Profa. Camelia, Lolita, Araceli, Paty, Ana Lilia.

Elisue Hernández, pues me fuiste enamorando en la comunicación y locución y gracias a ti conocimos a Marco Antonio Ontiveros y el gran equipo de mujeres y hombres que nos comparten mucha luz.

El grupo de Maestras Jubiladas, Arita, Ara, Rita y todas de ese gran grupo donde el objetivo es divertirnos, pasear, ir a desayunos, talleres, bailar mucho y reír mucho, sin prisa.

Las Mujeres con Intención dirigidas por Belén de Anda y Gaby Báez, Val, con quienes he aprendido del emprendimiento real, a través de los bazares y todas las actividades de trabajo colectivo.

Y me faltan muchos más nombres, no acabaría, pero a todas las llevo en mi corazón porque me han enseñado mucho…

Mira a las mujeres alrededor tuyo, ten la certeza que cuando las mujeres nos juntamos podemos cambiar las reglas de juego, cambiar la mirada, ser propositivas y siempre en sororidad.  Se puede.

Seamos incluyentes.

Sé la mejor versión de ti misma.

Una respuesta en “Sororidad”

Excelente reflexión es importante que la gente dejemos de poner esteriotipos a las mujeres.
Son ejemplos a seguir, y hacerse respetar es respetar a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *