Categorías
Coach Ale Rivera El Cambio Voluntad

LA FÁBULA DEL BURRO Y EL POZO

Life Coach Ale Rivera

www.SomosMerakiMx.com

Un día el viejo burro de un campesino cayó en un pozo.  El animal, asustado, rebuznó fuertemente durante horas mientras el campesino trataba de averiguar que podía hacer.

Finalmente, el campesino pensó que el animal era ya demasiado mayor para darle un servicio útil y, además, el pozo estaba seco y necesitaba ser tapado de todas las formas, por lo que realmente no valía la pena sacar al burro.

Entonces reunió a unos vecinos para que le ayudaran.  Todos cogieron las palas y empezaron a echar tierra para cubrir el pozo con el burro dentro.

El burro, en el fondo del hoyo empezó a darse cuenta de lo que estaba pasando, sintió un intenso miedo al percibir la cercanía de la muerte y rebuznó aún más desconsolado.  Poco después, para sorpresa de todos, se tranquilizó, asumió su fin y se tumbó dejando que la tierra le cubriera lentamente.

Tras unos minutos de tranquilidad, el burro abrió ampliamente los ojos y sonrió.  Se incorporó pausadamente y se sacudió la tierra que le cubría el lomo y la cabeza.  A medida que iba cayendo la tierra pudo ir dando pasos hacia arriba que lo acercaban a la deseada libertad.

Pronto, todos vieron sorprendidos como el burro llegó hasta la boca del pozo, pasó por encima del borde y salió trotando con más vitalidad que cuando era joven…

Es una experiencia muy común, la mayoría de nosotros ha enfrentado una situación muy parecida a la fábula del burro y el pozo, y al llegar a tocar fondo de una mala vivencia, pareciera que todavía tienen que llegar más experiencias negativas como la tierra, que ya no dejaba respirar al burro, en la que estamos casi a punto de tirar la toalla de nuestro emprendimiento, negocio, de nuestros proyectos de vida, y aún así, esta experiencia puede convertirse en algo muy bueno para nosotros.

Bien dicho es que después de la oscuridad brilla más el sol.

Cuando estamos en ese sitio que pareciera de abandono, de soledad de retos, es cuando sacamos la mejor parte de nosotros. 

Primero, es importante pensar como vamos a salir de ese hoyo y concentrarnos ese impulso que necesitamos para seguir adelante. 

Tomar calma y conciencia en ese momento, a través de una respiración adecuada y dar un gran empujón a aquello que no te permite avanzar, que quizá pueda ser desánimo, creencias limitantes, hacer caso a algo que se dijo con mala intención, creer que no lo vamos a lograr, escuchar duras críticas, dejar de soñar…

Es importante el empoderarnos y recordar que podemos ser capaces de cambiar cualquier situación y verla a través de diferentes ángulos para volver a sentir la emoción que sentimos cuando decidimos realizar nuestros proyectos. 

Pareciera que esa experiencia que en principio parece negativa, es realmente una ventaja, es un regalo porque tenemos la capacidad para resolverla. 

Por eso se presentó.

Cuando la vida te ponga en estas circunstancias, recuerda que estamos en un mundo en constante cambio y sobreviven los que se adaptan a ello, fortalece la actitud correcta, apasiónate, vibra con lo que deseas, piensa en todo lo bueno que vas a ganar, redirecciona tus pensamientos.

Esa experiencia llegó a ti para algo, pues de ti depende que sea tu aliada, conviértela en aprendizaje, en crecimiento. Reajusta si es necesario tu plan, los problemas siempre son oportunidades y regalos que la vida nos muestra para crecer.

Cuando cambiamos la perspectiva de problema, cambia también el significado, y cuando cambia el significado también cambian las emociones y las conductas asociadas a él.

Descubramos las áreas de oportunidades que tenemos y sigamos adelante. Esto es un despertar de tu voluntad

3 respuestas en “LA FÁBULA DEL BURRO Y EL POZO”

A veces las circunstancias nos pone retos q pensamos no superar y surge nuestro instinto de supervivencia q nos da muestra del insospechado poder interno q todos guardamos

Qué bonito mensaje
La importancia de estar alerta a las vivencias y aprender de ello. Cada momo trae consigo un aprendizaje para seguir creciendo l.

El silencio y la sonrisa son dos armas muy poderosas… La sonrisa resuelve problemas, y el silencio los evita. Co Una pausa, respirar y enfocarse en tus objetivis….en el camino observar que puedes cambiar o mejorar para tu crecimiento personal y espiritual…una va ligada a la otra.
Gracias mi querida Ale por esta fábula me hizo reflexiona…r

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *